Coronavirus 11

Han cambiado la hora y todavía no ha amanecido. Está lloviendo. Las gotas de lluvia golpean el metal del cajón de la terraza, las ramas del viejo árbol, el tiempo. Escucho su música en el silencio del amanecer.

A veces no se puede hacer otra cosa que escuchar. Es hermoso escuchar, la música de la lluvia puede ser todo lo que necesitas en este momento. Y escuchar es también una forma de amar.

¿Cómo escuchamos? ¿Cómo nos escuchamos? ¿Cómo escuchamos a los demás?

Es difícil escuchar si uno está apresurado en esta vida caótica que hemos creado. Es difícil escuchar si uno está preocupado por uno mismo. Es difícil escuchar si uno está buscando conseguir algo.

Nuestra vida se ha convertido en un ejercicio tan superficial que ya casi no dedicamos tiempo a este difícil arte. Pero este arte es como el arte de amar y su regalo es entrar en comunión con aquello que estamos escuchando.

E.

Coronavirus 10

A veces amamos en otras personas la madre o la abuela que no tenemos a nuestro lado.

En realidad todos los seres humanos somos una sola familia y tal vez este coronavirus nos enseñe a dejar de estar aislados en todo sentido y vivir en comunidad.

La Tere es una amiga cubana que tiene ya más de 80 años y a veces se le va la cabeza, pero su sonrisa sigue igual. Me ha permitido darle cariño en momentos difíciles y disfrutar de su sonrisa, que al parecer va mejorando con la edad.

E.

Coronavirus 9

La primavera sigue su curso y las noticias también. Formamos parte de una red de noticias que nos manipulan de un lado a otro.

Hoy una amiga me ha hecho entender que no hace falta buscar culpables.

Todos formamos parte de esto que está pasando. Todo lo que ahora pasa es el producto de lo que nosotros somos.

La naturaleza sigue su curso y este caos también. Tal vez en medio del caos algún ser humano abra los ojos y despierte. Ese será una luz para si mismo y para todos a su alrededor.

E.

Coronavirus 8

Uno tiene a veces la suerte de encontrarse en su vida con un ángel.

Eso es Carmen para mí y es además la persona que me trajo a España y con la que compartí más de 5 años de mi vida. Sabíamos desde el principio que no ibamos a estar juntos para siempre, la diferencia de edad era muy grande, pero nos unía un vinculo espiritual muy fuerte que aun permanece.

Me permitió expresar amor de muchas maneras, era una persona muy curiosa, metida en todo tipo de tinglados espirituales, con un gusto exquisito para la belleza.

Hoy quiero agradecer que existan los ángeles en el mundo y que uno, de alguna manera, los pueda amar.

E.

Coronavirus 7

Hoy ha amanecido un día soleado y he escuchado los cantos de los pájaros. He pensado en mi hermana que tiene un montón de periquitos en su casa en Florida.

Mi hermana y yo estamos muy unidos. Las dificultades nos han unido, el tiempo nos ha hecho ramas de un mismo árbol. Contra ese árbol han batido muchos temporales pero no han podido tirarlo al suelo.

Mi hermana es, en cierto sentido, mi memoria, la más oculta. Conoce cosas de mí que yo ni siquiera recuerdo. Cuando hablamos por teléfono yo me quedo escuchándola mientras me reinvento.

Estamos siempre el uno para el otro, disponibles. Esa es una de las características esenciales del amor. Gracias por permitirme expresarla.

E.

Coronavirus 6

Esta es la madre de mi hijo y la mujer que más he amado en mi vida. Aún la amo aunque ahora nos relacionamos de otra manera. Es una gran madre y una gran mujer.

Es dificil romper todas las barreras que nos separan de otro ser humano. Incluso en el amor las mantenemos y nuestra sociedad no nos enseña mucho a resolver ese problema. En realidad, no sabemos amar. Amar no es una idea romántica ni nada por el estilo. Es un arte harto difícil que lleva toda una vida y es, tal vez, la tarea más importante de un ser humano.

En la naturaleza no hay barreras, aunque nosotros las inventamos. Toda la naturaleza es un único movimiento en el que todos intervienen. Hay una sola respiración y un único latir y todos los seres vivos participan de ello, como el ir y venir de las mareas.

E.