Honra

Honra
bajando la cabeza
hasta pegarla a tierra
la experiencia de la existencia.
Eso es todo lo que la vida necesita,
ese sencillo acto de reconocimiento
de todo lo que ocurre
y de todo lo que es
tal y como es
con todas sus deficiencias.
Confía en la vida
y en sus miles de caminos
a pesar de las dificultades
y de su corta duración.
Encuentra algo que aportar a los demás
y vive sin expectativas
lo que la vida tienda diariamente hacia ti.

Recuerda que la vida no promete nada.
Somos nosotros los que debemos buscar el amor
estando a su servicio.

Juan Carlos Ortega

El odio no tiene explicación

El odio no tiene explicación.
El mundo es una cosa de locos.
Quizá podría dar un grito,
yo también estoy suficientemente loco,
un gigantesco grito
con una fuerza terrible
y podría ver qué pasa.
Quizá parase alguna guerra
o quizá lograra un sorprendente silencio
que parase incluso las industrias
que gobiernan el mundo.
Quizá me escucharan
y me dejasen decir que lo mejor sería
ser más solidarios,
hay mucha gente que cree como yo
que podemos ser felices
en un mundo de hermandad.
Quizá suene ridículo
como si quisiera insinuar
que los asesinos no son malos
sino simplemente ignorantes.

Quizá podría dar un grito enorme
que abriera una pequeña brecha
un pequeño resquicio
por donde empezar a cambiar el mundo.
Quién sabe,
quizá soy la voz del sufrimiento.
Vale la pena intentarlo.

Juan Carlos Ortega

Utiliza la poesía, de Juan Carlos Ortega

Para volverte loco
                                    utiliza la poesía.

Para llenarte cuando estés vacío
                                    utiliza la poesía.

Para ser humilde, para ser generoso
                                    utiliza la poesía.

Para expresar lo que sale de ti,
para soñar
                                    utiliza la poesía.

Para suicidarte y para no suicidarte,
para huir de lo que tu padre y tu madre
esperan de ti,
para buscar a Dios aunque estés seguro
de que no existe
                                    utiliza la poesía.

Para conocer la verdad sobre ti mismo
                                    utiliza la poesía.

Para pensar en la muerte
y para no pensar en la muerte
                                    utiliza la poesía.

Para trepar al árbol familiar,
para limpiar tu conciencia,
para escapar de donde quiera que estés
encerrado
                                    utiliza la poesía.

Para que te amen y para que te odien,
para curar tus heridas,
para golpear con firmeza
                                    utiliza la poesía.

Para despertar a la vida y de la muerte
                                    utiliza la poesía.

Juan Carlos Ortega