Coronavirus 9

La primavera sigue su curso y al parecer las noticias también. Formamos parte de una red de noticias que nos manipulan de un lado a otro.

Hoy una amiga me ha hecho entender que en realidad no hace falta buscar culpables.

Todos formamos parte de esto que está pasando. Todo lo que ahora pasa es el producto de lo que nosotros somos.

La naturaleza sigue su curso y este caos también. Tal vez en medio del caos algún ser humano abra los ojos y despierte. Ese será una luz para si mismo y para todos a su alrededor.

E.

Coronavirus 8

Uno tiene a veces la suerte de encontrarse en su vida con un ángel.

Eso es Carmen para mí y es además la persona que me trajo a España y con la que compartí más de 5 años de mi vida. Sabíamos desde el principio que no ibamos a estar juntos para siempre, la diferencia de edad era muy grande, pero nos unía un vinculo espiritual muy fuerte que aun permanece.

Me permitió expresar amor de muchas maneras, era una persona muy curiosa, metida en todo tipo de tinglados espirituales, con un gusto exquisito para la belleza.

Hoy quiero agradecer que existan los ángeles en el mundo y que uno, de alguna manera, los pueda amar.

E.

Coronavirus 7

Hoy ha amanecido un día soleado y he escuchado los cantos de los pájaros. He pensado en mi hermana que tiene un montón de periquitos en su casa en Florida.

Mi hermana y yo estamos muy unidos. Las dificultades nos han unido, el tiempo nos ha hecho ramas de un mismo árbol. Contra ese árbol han batido muchos temporales pero no han podido tirarlo al suelo.

Mi hermana es, en cierto sentido, mi memoria, la más oculta. Conoce cosas de mí que yo ni siquiera recuerdo. Cuando hablamos por teléfono yo me quedo escuchándola mientras me reinvento.

Estamos siempre el uno para el otro, disponibles. Esa es una de las características esenciales del amor. Gracias por permitirme expresarla.

E.

Coronavirus 6

Esta es la madre de mi hijo y la mujer que más he amado en mi vida. Aún la amo aunque ahora nos relacionamos de otra manera. Es una gran madre y una gran mujer.

Es dificil romper todas las barreras que nos separan de otro ser humano. Incluso en el amor las mantenemos y nuestra sociedad no nos enseña mucho a resolver ese problema. En realidad, no sabemos amar. Amar no es una idea romántica ni nada por el estilo. Es un arte harto difícil que lleva toda una vida y es, tal vez, la tarea más importante de un ser humano.

En la naturaleza no hay barreras, aunque nosotros las inventamos. Toda la naturaleza es un único movimiento en el que todos intervienen. Hay una sola respiración y un único latir y todos los seres vivos participan de ello, como el ir y venir de las mareas.

E.

Coronavirus 5

Lo que realmente nos hace humanos es la capacidad de amar. Cuando amamos nos expresamos como seres humanos completos. He pensado que es mejor escribir sobre la gente que me ha permitido expresar esta capacidad de alguna u otra manera y de paso dar las gracias por ello.

Mi hijo es el gran amor de mi vida.

Es un chaval con una curiosidad innata que siempre me sorprende. Le gusta todo lo que hace: la música, el baile, la pintura, la poesía, las matemáticas… Y tiene una sensibilidad humana muy bonita.

Pero aunque no tuviera nada de eso es especial para mi porque nació un día en que florecían los almendros y se quedó en mi corazón para siempre.

Aquí está disfrazado con su prima, una chica muy especial y muy cariñosa. Representan el futuro del Coronavirus, si es que hay futuro después de esto. Así que en sus manos está crear un mundo nuevo, donde los seres humanos no sean enemigos de la naturaleza. Tal vez hará falta un poco de magia para eso.

E.

Coronavirus 4

Hoy hace un día soleado. Es hermoso mirar por la ventana y ver los brotes verdes diminutos, las hojas que se van estirando, como desperezándose de un largo sueño.

Tal vez nosotros, los seres humanos, también necesitamos desperezarnos y estirarnos y abarcar con nuestro corazón a toda criatura viva.

Tal vez ahora mismo muchos seres humanos están muriendo.

La muerte es parte de la vida. Esa es otra de las lecciones que aún no hemos aprendido. Esas hojitas verdes que brotan lo hacen después de que otras hayan caído bellamente al suelo en otoño.

Las hojas no tienen miedo de morir ni tienen miedo de volver a brotar. ¿Por qué los seres humanos tenemos tanto miedo? ¿Qué es eso que tanto tememos perder?

Temer a la muerte es también temer a la vida. No la vida como nosotros la conocemos, parcial, en nuestra mente, sino la vida total, la que ahora brilla hermosa y sin miedo ante el sol.

E.