La silla eléctrica

el poeta que murió en la silla eléctrica
no era diferente
del poeta que murió en el paredón de fusilamiento
que no era diferente
del poeta que murió en la guillotina
que no era diferente
del poeta que murió crucificado
que no era diferente
del poeta que murió por la cicuta
que no era diferente
del poeta que murió apedreado
mientras profetizaba
que en un futuro lejano
un poeta como él
moriría calcinado por un rayo
en una extraña silla

E.