Volando en círculo

camino de vencejos
sobre el techo de la ciudad

ellos vuelan en círculos
cantan en círculo

mis ojos también danzan en círculos
sobre el techo de la ciudad
pasan raudos entre las chimeneas y las antenas
atraviesan un cielo de mosquitos

parecemos todos volar
rozando la copa de un árbol
rozando una nube rosa

al amanecer los vencejos
cierro los ojos
y aún están volando en círculos

E.

Oficio de poeta

cierro los ojos
para escribir cierro los ojos

cuando los cierro
¿a dónde miran mis ojos?
¿en dónde son mirados?

mis ojos
que se parecen a otros ojos
que se abren y se cierran con la misma intensidad
que son poseídos por la luz
y las sombras
de un lugar sin lugar
¿cómo es que logran sobrevivir a esta angustia?
¿cómo es que encuentran una mirada tras los párpados y florecen
en un tiempo sin tiempo?

estamos todos solos
nos miramos con los ojos cerrados
alguien enciende una luz

E.

Mi abuela no me dejó una muñeca

mi abuela no me dejó una muñeca
sólo me dejó sus dioses
que se mecían con ella en el sillón
mientras escuchaba la radio

mi abuela me dejó salmos
que cantaba por las noches con una voz ahita

me dejó las luces de un árbol de navidad
que no se apaga en mi memoria
y desde el que mi abuela nace cada día para mí

me dejó su casita refugio
su corazón refugio
me dejó un jardín lleno de flores
y buñuelos de yuca con miel
y dulce de leche

no me dejó una muñeca
aunque sabía hacer muñecas
porque yo era un niño varón
y tenía que ser macho

pero me dejó su sonrisa
llena de amor y de tiempo para mí
y sus ojos brillantes de ternura

E.