Poesía en clase turista

por la ventanilla del avión
veo una isla pequeñita en medio del océano

echo a volar la imaginación
y sueño que en ella vive Poesía
paseándose desnuda entre palmeras
con sus tetitas de melocotones al sol
o jugando en el agua
rodeada de delfines

ella se parte de risa a mi lado y
me despierta
-¡pero mira que eres romántico!

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía en un descapotable

la Poesía me llevaba en un descapotable
por una de esas largas avenidas de Miami Beach
y luego por los vastos humedales
plagados de aligátores
y por la carretera de los cayos
y por las avenidas de palmeras de la costa este

y yo le acariciaba sus largas piernas
y le susurraba versos de Whitman al oído

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía familiar

reunidos en la terraza
celebramos cumpleaños

la familia habla de los últimos acontecimientos
las cosas vistas durante las vacaciones
la vuelta a la rutina laboral
los moscosos y los canosos
el paso de los años
los bultos que van saliendo en los cuerpos
las carnicerías de los médicos

el viento apaga las velas de la tarta

nos reímos los unos de los otros
y nos contemplamos mutuamente
alegres de reencontrarnos

la Poesía me mira en silencio
desde multitud de ojos

y luego raja por los codos
con múltiples voces

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía escatológica

estaba pujando
y la caca
no acababa de salir

un sapo de plástico me miraba
con la boca abierta
y un Buda pequeñín me soñaba
detrás de una velita

la Poesía me decía en los ojos del Buda
-siempre te ha costado soltar la mierda-
y sonreía

y yo pujaba y pujaba
y el culo me dolía
infinitamente

y no podía dejar de pensar
si el puto Buda sonriente
se estaba burlando de mí

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía nocturna

de noche en la terraza
miro el cielo estrellado tomándome una cerveza

ignoro
cuál es mi propósito en este mundo
igual que ignoro el propósito
de las estrellas

pero en este instante
con la noche a mi alrededor
me siento completo

me pregunto a mí mismo
por qué sigo garabateando palabras
en una hoja de papel

la Poesía me mira a los ojos y me dice
-eres tonto del culo-
y me muerde los labios

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)