Poesía en Praia da Galé

ya no recuerdo bien lo que soñé
estaba frente a un espejo y
del otro lado
me saludaba la Poesía

era una chica estilizada
de culo redondito y ojos color café

estaba tan buena
que se me puso dura delante del espejo

entonces me desperté

el sol me daba en la cara
y la arena
se me metía por las orejas

me levanté y me fui a caminar un rato por la playa
mirando con ojos desorbitados
a todas las chicas que pasaban por allí

estaban buenísimas
pero como la Poesía
ni en sueños

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía instantánea


estoy planchando la ropa de mi hijo y
de repente
me acaricia la espalda la Poesía

me dice bajito al oído
-mira
la terraza está en llamas-

descubro entonces
las ramas de la arizónica en llamas
las hojas del jazmín
y del granado en llamas
el madroño
la yerba luisa
el romero en llamas
el pequeño arce y el pinito piñonero en llamas
el tomillo
y la salvia
y los rosales en llamas
ardiendo con todas las flores de la terraza

me quedo mirando
todo esto como un tonto
con la plancha caliente en la mano

¡maldito sol!
¿cómo puedes hacer surgir de la nada
tanta belleza en un instante?

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía chulapa

¡eh tú
ven aquí
te patearé el trasero con mis versos!
-le digo a la Poesía comiéndome
un bocadillo de calamares-

ella me mira fijo a los ojos
muerde el bocata por el otro extremo
lo mastica lentamente
se lo traga
se bebe medio vaso de mi cerveza

luego escupe en el suelo y me dice
-¡a ver si te atreves!

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)

Poesía filósofa

-la vida no funciona a base de certezas-
me dice la Poesía al amanecer
en ese instante en el que
no sabes si estás medio despierto
o medio dormido

-la vida es como un fractal
no le puedes medir nunca el borde con exactitud

es un misterio
dentro de un misterio
dentro de otro misterio
y en medio de esa nebulosa estás tú
hecho de todas las influencias que crees que te definen

la belleza de ello es la ejecución de tu propia danza
entre un sin fin de posibilidades-

corro a escribir lo que me ha dicho
y sólo recuerdo esta sarta de sandeces
¿de qué coño está hablando esta tía?

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)