Expiro porque no inspiro

expiro un poema de barrio
hoy no tengo inspiración

expiro cuando la inspiración
inspira a otro poeta
ajeno a esta ciudad prefabricada

expiro sobre tejados de naves industriales
en forma de sierra
expiro sobre las chimeneas y las farolas
de un polígono de Simancas
expiro sobre gatos que recorren descampados
hoy no tengo inspiración

este es un poema expirado que no inspira
porque sabe que el humo de los coches
no se puede filtrar entre los versos
por muy inspirados que sean

E.

Acelerar y soltar

las hojas encendidas por un viento caliente

dicen que las nubes de polvo llegan al caribe
y detienen la formación de ciclones

la naturaleza es un sistema complejo en perfecto equilibrio

yo soy un tipo muy simple
pero estoy en equilibrio con este calor

monto en mi patinete y me voy a atravesar el viento

el aire me da en la cara
y me imagino que estoy en el desierto

los pelos de mis brazos brillan al sol mientras acelero

acelerar y soltar, acelerar y soltar
como la vida misma

solo que en la vida no sabemos bien cuándo acelerar y cuándo soltar

pero en el patinete es muy simple
solo hay que dejarse llevar por el viento

cuando vuelva a casa me tomaré una cerveza bien fría

E.

Canto de la basura

camino por la ciudad dormida a punto de despertar
camino entre la basura iluminada por las luces del amanecer

ayer un viento caliente revolvió la basura anaranjada blanca verde azul
y ahora reluce por todos los rincones la hermosa basura abandonada

dormitan en los bordillos latas de cerveza bolsas de plástico colillas de cigarrillos
una correa de perro un cartón de huevos clinex tetrabricks

aplasto una botella de plástico aplastada camino por la acera salpicada de chicles
aplasto la ternura del amanecer reflejada en una bolsa de basura arrastrada por el viento

la gran basura me rodea me pia con los pájaros sonrie en las esquinas
botellas de cristal en los jardines trozos de plástico y cartón cáscaras de pipas y nueces

camino entre la basura y soy parte de esta basura luminosa y me sorprendo
las farolas siguen encendidas aunque ya su luz no sea necesaria

una hoja de papel en la acera tal vez tiene escrito otro poema como este
esta es a fin de cuentas la basura que llena nuestras vidas y a la que nadie canta

E.