Coronavirus 13

Todas las mañanas miro con ternura esos esbeltos cipreses que son los primeros en ver la luz. El amanecer enciende el parque del otro lado de mi ventana y enciende en mi interior un sentimiento de gratitud hacia la vida.

Uno puede florecer incluso en medio de la catástrofe. La vida es más grande que todas las catástrofes que parecen enfrentarla. En realidad para la vida no hay catástrofes, todo en ella es parte de un mismo movimiento. Nosotros lo llamamos “propósito” porque necesitamos nombres y significados para nuestra mente finita, pero para la vida nada de eso importa, ella simplemente se expresa a sí misma y se expresa todo el tiempo.

Es hermoso ver esos esbeltos cipreses rodeados de luz. Uno tiene la sensación de que hay algo que cuida de esa belleza, incluso aunque nuestra sociedad se vaya al traste con toda la fealdad que hemos creado.

E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .