Coronavirus 2

Una ventana parece un agujero en la pared que comunica con algo que está afuera del espacio que consideramos nuestro, ese que contiene las cosas que acumulamos y en el que nos sentimos seguros.

Por la ventana contactamos visualmente con lo que está al otro lado del muro. Pero ese precario contacto mantiene siempre separados los espacios: nuestro espacio y aquello que está afuera.

Por mi ventana, hoy en día, se ve un parque solitario. Pero si miras bien no está tan solitario, está lleno de árboles y de pájaros, de yerba y de insectos que no puedo ver.

Si miras un poco mejor verás que está lleno de vida. Y esa vida no es diferente de la que late en tu interior. De manera que el espacio de afuera y el de adentro, el verdadero espacio, que es la vida real, es el mismo.

Estar aislado es, simplemente, tener un espacio interior que proteger, un espacio ficticio. A partir de allí surgen todos los problemas que generamos en este mundo y que, desde ese espacio separado, intentamos resolver.

E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .