La silla eléctrica

el poeta que murió en la silla eléctrica
no era diferente
del poeta que murió en el paredón de fusilamiento
que no era diferente
del poeta que murió en la guillotina
que no era diferente
del poeta que murió crucificado
que no era diferente
del poeta que murió por la cicuta
que no era diferente
del poeta que murió apedreado
mientras profetizaba
que en un futuro lejano
un poeta como él
moriría calcinado por un rayo
en una extraña silla

E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .