NIÑOS Y ADULTOS

A los diez años creía
que la tierra era de los adultos.
Podían hacer el amor, fumar, beber a su antojo,
ir a donde quisieran.
Sobre todo, aplastarnos con su poder indomable.

Ahora sé por larga experiencia el lugar común:
en realidad no hay adultos,
sólo niños envejecidos.

Quieren lo que no tienen:
el juguete del otro.
Sienten miedo de todo.
Obedecen siempre a alguien.
No disponen de su existencia.
Lloran por cualquier cosa.

Pero no son valientes como lo fueron a los diez años:
lo hacen de noche y en silencio y a solas.

JOSÉ EMILIO PACHECO

Poema urbano

Tarimas y cojoneras
Hombre mujer belleza rayos
Alyacar
Peletería y ofimática
Uñas y tuina
Asadores pollo gordo
Quintamoto
Berni barber club
Trizan car
El dorado
Electrónica express
Modelisa
Uñas decorativas
Rojosol
Zhong Zhu peluquería
Telas al paso
Tala cosméticos
Live life fit
Cervecería Gambrinus
Vivanta odontología
Makis urban food
Teyamé

E.