Simplicidad

entrar en el silencio es encontrarse con uno mismo
con lo que uno simplemente es
un cuerpo que respira
un cuerpo que siente

entrar en el silencio es escuchar todos los ruidos que te rodean
el insistente martilleo del vecino de al lado
el tic tac del reloj
las puertas que se cierran o se abren
los tacones en la escalera
las persianas que suben
el sonido de la lluvia en el cristal
el ruido de los coches afuera
el ir y venir de la respiración
las reverberaciones del silencio en una habitación vacía

entrar en uno mismo para salir por fin de uno mismo
cuando los pensamientos van atravesando el cristal
y los recuerdos y las cosas que te preocupan van atravesando el cristal
y solo queda la respiración y el escuchar
solo la simplicidad de estar allí respirando y atento

E.