Emborroné el mapa de lo vulgar

Con un dedo manchado de harina y huevo,
después de hacer centenares de rosquillas,
fui dibujando en las puertas de la casa
pequeñas flores y mariposas bicolor.
Y con la palma de la mano,
también enharinada, recorrí las paredes,
las cortinas y las colchas.

Con este culinario capricho
emborroné el mapa de lo vulgar,
que nuestra vida me sugería.

Contemplé mi obra, me arranqué el delantal
y lo arrojé a tu lienzo de ojos y bocas
descolocados.

Me calcé unos cómodos zapatos
y me fui a hacer primavera
por las calles de la ciudad
con las manos aún manchadas.

Isabel Jiménez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.