Noche salvaje

Foto: Isabel Jiménez

mi amada cae sobre mí
como un corpiño rojo del Palancar

cae como la noche
y como una dulce mirada

cae desde el árbol de la noche de otoño
como una hoja en el viento
y me rodea con sus brazos rojos
y sus muslos rojos y su mirada roja y azul

mi amada llueve sobre mi y se diluye en mí y se eleva como un monte
y luego resbala desnuda por el tobogán de la noche
y ríe dentro de mi como una cascada de estrellas

mi amada cae y se pierde en mí
y en mi propio otoño
perdido entre la niebla

…yo que nunca había estado en el Palancar

E.