Cuatro elementos

Como si fuera agua
el horizonte
donde tu lengua acude
a mi llamada.

Como si fuera fuego,
piel quemada,
la hogera en que crepitan
nuestros cuerpos.

Como si fuera tierra
moldeable,
mi corazón, que abusa
de su suerte.

Como si fuera aire
tu palabra,
que me ventea, me esparce
y me desgarra.

Como si fuera yo
quien en ti quieres.
Como si fueras tú
quien en mí se halla.

María José Gómez Sánchez-Romate
(del libro Piel transitada)