CANTO CXXI

naciste con la flor
de los almendros
pero tienes los ojos negros
como noche

ahora que cabes entre mis manos
he dejado mi corazón
entre las tuyas
¡no lo quitaré nunca!

no seas la esperanza de nadie
sé más bien lúcido
como un caballo salvaje
en tu propio camino
enciende tu propia luz

y que tu corazón se abra siempre
en primavera
flor de almendro

E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.