Tras la ventana hay un gorrión muerto

Cuando un árbol florece
la muerte florece con él
tanto como la vida.
Rilke

debe de haber helado anoche
y este pobre no tenía dónde ir

en el cielo vuela
una grulla invernal

siempre la vida y la muerte
ante tus ojos

solo podemos amarlo todo
y ser compasivos

algo de mí
muere también
cada día

E.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.