Una vez más

Mi mujer,
apoyada en una
pierna, desnuda,

la otra
pierna apoyada
en el
borde de

la bañera,
quiere
saber qué
hora es

y veo
la pequeña
mancha de vello

entre sus
muslos
para ella
un lugar como

otro cualquiera
que lavarse
y pienso
por qué no

mientras que ella
vuelve a
preguntar, desnuda,

y cambia
la pierna de apoyo.

Rolf Dieter Brinkmann

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.