Vínculos

ya lo ves
tenemos muchos rostros

en el curro tienen una idea de mi
algo así como angelical

pero en casa saben muy bien
que no soy nada angelical
(de hecho mi hijo me llama “el gruñón”)

tenemos tantos rostros
que es casi imposible saber
lo que somos en realidad

lo único que queda
cuando uno quita toda la paja
es el vínculo

la gente que uno quiere
o ha querido
es la que define lo mejor de uno

puedes pasar un segundo
o muchos años sin verlos
pero cuando los vuelves a ver
sabes que estás en el mismo instante
en que saltó la chispa del vínculo

tal vez somos un centro vacío
cuyo contorno
está definido por nuestros vínculos

yo tenía un vínculo contigo
poesía
y eso me definía

ahora ando un poco perdido
en la vorágine de este mundo

y escribo canciones de borrachos
junto a las vitrolas
de los manicomios

E.

(de “liquid poetry“)