Caminando sobre las aguas

la poesía huyó de mí por el mar
se fue caminando sobre las aguas

ni siquiera me dijo adiós
y yo no noté su ausencia
hasta después de 40 días y 40 noches

me dejó como si yo fuera
un perro sarnoso
y yo casi no me di cuenta de nada
(apenas un pequeño pinchazo
en el lado izquierdo del corazón)

al fin y al cabo
para qué hace falta la poesía
se está mejor sin ella
-me dije-
y seguí andando por la calle

ahora sólo quedan las cosas simples de la vida
que al fin y al cabo
también están hechas
de palabras

E.

(de “liquid poetry“)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .