Monte adentro

Fragancia de caracol.
Iguana que mira fijamente al mamoncillo
y corre tronco arriba
como un dragón verde-azul.
Fragancia de hoja perlada en la maraña
de la manigua.
Cae el machete como un rayo,
cae una lluvia finísima
en el ojo de agua con verdín
donde se esconde el zapo-toro a cantar.
Fragancia de pasos en el monte,
monte adentro tras las huellas
del majá que se huye,
que se convierte en rama trepadora
o en fruta roja de pitihaya.
Fragancia de árbol salvaje,
de marañón, de anón, de mamey colorao,
de caballo silvestre en la manigua,
de soledad de monte adentro,
de mil cantos de pájaros,
de libertad.

E.
(de Memorias del otro lado del mar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.