Señora de aguas dulces

Señora…
¡Cómo me duele a dulce!

Usted se me acrecienta
en el cariño de estas paredes,
tanto abrazan y acurrucan…

Cada amanecer se proponía completar
mi panza para el día;
parecía querer llenarla del amor más digestivo:
regalarme a Dios cada mañana.

Señora…
Y Dios iba en estandarte frente a usted.
Cuando, pienso… , tendría que ir
menos rígido,
más lleno de nosotros,
que tanto nos equivocamos.

E.
(de Memorias del otro lado del mar)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .