Minuto 18

ESPERO
E S P E R O
E  S  P  E  R  O
E   S   P   E   R   O
E    S    P    E    R    O
E     S     P     E     R     O
E      S      P      E      R      O
E       S       P       E       R       O
E        S        P        E        R        O
E         S         P         E         R         O
E          S          P          E          R          O
E           S           P           E           R           O
E            S            P            E            R            O
E             S             P             E             R             O
E              S              P              E              R              O
E               S               P               E               R               O
E                S                P                E                R                O

E.

Minuto 20

¿
     E –> S –> P –> E –> R –> A –> S –> S

                            o

                            E
                       S         S
                    S               P
                      A         E
                            R
                                                                 ?

E.

Minuto 21

No sé cómo no se me había ocurrido antes.

Esto en realidad
es la espera por la espera misma.

Estamos tan locos
en este ajetreado mundo,
que en la puta vida se nos ocurriría
ponernos simplemente
a esperar.

Esto es la espera pura,
la espera primigenia,
sin propósito y sin significado alguno,

la alegría de esperar
por nada,

y sin la necesidad de hacer algo
mientras se espera.

(Si al final este cabrón me va a iluminar)

E.

Minuto 30

Me he pasado
9 minutos esperando nada,
sin hacer nada,
sin pensar en nada.

Ha sido la hostia…

Podrían haber sido 19 minutos,
o 29 minutos.

No hay tiempo en la espera,
no hay eso que llamamos:
tiempo de espera.

Me ha sacado de ese lugar sin tiempo
una campanita
y ha aparecido Giusseppe diciendo que esto se ha terminado,
que nos podemos ir a casa

y que él también ha estado esperando.

E.