El mundo se hizo anciano

Negra la brisa amamantada por las nieves
                                                         sin despojos del iris,
pastan suelas con tenazas de cangrejillos,
chispas inquietas en espiral
                                 hacia los pechos dormidos de la noche.
Ella lanza su hilo desde otra esquina
                                              menos hambreada
                        del mismo hemisferio.
Con los cabellos alocados teje
                                           su sonrisa
                                                          encantamientos
                                           en el marco de un cuadro,
vacío también por el reverso donde
                                               ha olvidado
                                        un rostro benigno de preocupación.
Círculos perdidos ruedan
                             tres docenas de dioses miserables
                                             intercambiando muecas grotescas de amor.
Ella ha venido desnuda con la noche a cuestas
                                                         murmurando campanillas ebrias
                                          para hacernos reír.
Nace el primer adiós
                      envuelto en una voluta gigante de humo y madera quemada.
Ella se hace besar en todos los rincones
y su figura,
               tiernamente emplumada,
                                                  batalla incansable contra la palidez.
Hojas de bosque llenan el universo y esconden
                                                                          tres ojos
                                                            que dibujan
       la mirada donde podernos guarecer
                                                  del aroma de las aguas.
Ella no ha dado a luz ningún Cristo
                                   pero sabe cantar cariñosamente salmos primaverales
y esculpe alondras de cristal
                                   en la espuma lúgubre del
                                                                           caminante.
Dos cuerpos pierden una sombra,
                                                         ya muy lejana,
cuando acabo de recordar mi amor por uno de ellos:
                                                                                    diminuto,
                                                                                                   voraz.
Ella danza apasionada la leyenda
                                                  de diez alas clavadas hasta el hueso.
Destetado el rabo de nube
                                           parte
olvidando
              no sé qué dolor.
Joao Nazario

Es bueno no fingir tanto

Las grandes preguntas
¿quién las responderá?

No sirven las respuestas de los libros,
ni las de otros.
No sirven
ni siquiera tus propias respuestas.

Es bueno no fingir
y quedarse en silencio:
¿de qué sirve creer que has entendido algo
que no tienes forma de comprender
con tu mente finita?

Pero las grandes preguntas son el motor invisible.

Solo funcionan de verdad
cuando ya no buscas
la respuesta,

porque te has dado cuenta que estas vivo
y no la necesitas.

Fernando Pessoa

Palabras

 

El poeta está obligado siempre a decir más 
que lo que esconde el rumor de las palabras
Jaroslav Seifert

Escondo la cara entre las manos.
Tus manos,
mi cara,
tu cara entre mis labios.

Escondo la risa en la barriga del
fotomatón.

Tu cara,
mi cara,
¿las manos de quién?

Escondo las lágrimas,
¡ha pasado tanto tiempo!

Y
¿dónde se quedaron fotografiadas
las palabras?

Katerina Rudcenková

A un ordenador amnésico

Bienaventurado el electrón que se partió por la mitad:
sus hijos engendrarán nuevas sinapsis.

Bienaventurado el microprocesador que tuvo espejismos
sobre el puente de Gaus:
él será el corazón de otro siglo.

Bienaventurada la memoria RAM que no supo mapear
órdenes en espejo:
ella olvidará lo que no fue escrito.

Bienaventurado el disco duro que perdió el magnetismo residual:
él heredará mis poemas.

Bill Gates