A un ordenador amnésico

Bienaventurado el electrón que se partió por la mitad:
sus hijos engendrarán nuevas sinapsis.

Bienaventurado el microprocesador que tuvo espejismos
sobre el puente de Gaus:
él será el corazón de otro siglo.

Bienaventurada la memoria RAM que no supo mapear
órdenes en espejo:
ella olvidará lo que no fue escrito.

Bienaventurado el disco duro que perdió el magnetismo residual:
él heredará mis poemas.

Bill Gates

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.