Poesía en clase turista

por la ventanilla del avión
veo una isla pequeñita en medio del océano

echo a volar la imaginación
y sueño que en ella vive Poesía
paseándose desnuda entre palmeras
con sus tetitas de melocotones al sol
o jugando en el agua
rodeada de delfines

ella se parte de risa a mi lado y
me despierta
-¡pero mira que eres romántico!

E.

(de “La Poesía me acaricia mordiéndome los labios y otras chorradas“)