La Muerte

Ante la casa vacía:
nada.

Ante el árbol recién florecido:
nada.

Ante la luz que se oculta en la honda noche:
nada.

Ante la luz que brota
como una fiesta de la noche:
nada.

Ante la civilización:
nada.

Ante un hombre cualquiera,
que se ha sentado en silencio frente al mar
y contempla la línea sin fin del horizonte:
nada.

E.
(de Las enseñanzas de Manolo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.