La casa

A la hora del almuerzo, la casa es una entidad espaciosa donde la gente trata de ensartar palabras en el hilo de hormigas que cuelga de la pared. Las rosas del búcaro abren sus pétalos obscenamente dejando a la vista la pelambre amarilla, de la que sale al aire de la casa un como olor de hierba fresca.

Todo en la casa musita suavemente, a veces como ráfagas de viento, otras como nubes. Y así van fluyendo las paredes hacia el techo, el techo hacia la puerta, la puerta hacia las losas del comedor, las losas del comedor hacia las de la sala, las de la sala hacia las losetas del baño, y las losetas del baño van pasando de una en una por el hueco de la taza hacia el cielo.

E.
(de Las enseñanzas de Manolo)

Pintura: Ami Durán Pentón

Sabor a ti

Tu piel de mango de mamey
de chirimoya de guanábana
Tus muslos de anón de caimito de melocotón
de albaricoque
Tus nalgas de melón
de sandía de guayaba de níspero
Tus senos de pera de papaya de manzana de kiwi
Tu ombligo de uva de cereza de limón
de pitahaya
Tu sexo de naranja de toronja de piña
de tamarindo
Tu cuello de grosella de mandarina de higo de maracuyá
Tu boca de plátano de fresa de granada
de arándano
Tus ojos colgando de un cielo verde pistacho
del cielo de las palmas
al viento

E.
(de El mago de chicle)

Pintura: Ami Durán Pentón