Chica sin mar

Hecho una pelota,

ruedo por el campo al sol,
por la vereda que me oculta
el tiempo
y las ganas de besarte,
corazón,
en la nuca de tus palmares.
Ruedo por la pendiente,
que rueda hasta el río,
que rueda hasta el mar…
Y en el mar,
hecho una pelota de algas,
me siento entre tus brazos.
Pero no hay campo,
ni sol,
ni río rodante.
Es invierno, estoy en casa
y sólo ruedo
por tu pecho de isla:

inmenso,
profundo.

E.
(de “Las enseñanzas de Manolo“)

Dibujo: Mayra Pérez Díaz