Deslumbramiento

Ciudad de luz,
de tejados ardientes, de
resplandecientes aguas
atravesándolo todo,
de arabescos de colores,
de flirteos de palmeras.

Un hombre te transita
sin saber
de qué ciudad eres reflejo,
de qué luz o
de qué viento eres madre,
de qué fugaz
ensueño de hombre
has nacido.

E.
(de Las enseñanzas de Manolo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.