Naturaleza, de Tanja Ulbrich

Hay en la intimidad un límite sagrado.
Anna Ajmátova
Su silencio
y el de ella
un pacto divino.
No quedó más
ni se dieron el ultimo beso
ni sus ojos enlazaron más.
Tras los meses
logró comprender.
Ella se despertó de
la cama de nubes blancas.
El había sido siempre viento.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .