Zazen, de José Kozer

Desde una ventana en altos la lancha seguida por el 
martín pescador, avanza.
Las aguas, forjan el estero: las aguas forjan una 
península.
No desembocan.
En una habitación el pescador al alba se rasura 
delante de un pedazo cuarteado de espejo 
delante de la jarra sobre la palangana que 
extrajera de alguna rotura del agua.

Un poema de Miriam R. Krüger

Yo vengo del otro lado del mundo
donde al Sol lo llamamos Dios,
la Luna su Hermana
y la Tierra es la Madre.
Yo vengo de Selva Virgen,
de Cordillera Blanca y Cordillera Negra; 
descendiente de un gran Imperio,
nacemos de piel bronceada
y con ritmo en el cuerpo.
Yo vengo de la tierra donde alguien
una vez creyó descubrir,
sin embargo nosotros siempre estuvimos allí.

Soy un albañil, de Tomaz Salamun

Soy un albañil, un sacerdote del polvo
fuerte como un monstruo, como la corteza del pan
soy un nenúfar, soy un guerrero de los árboles sagrados
de los sagrados sueños, grito con los ángeles
soy un castillo, una pared muerta
conduzco naves, soy un barquero para los viajeros
¡Oh madera! ¡madera!
garzas, venid, sangre
venid, jardineros; luz, ilumina
ven, mano extendida, cristal
azules remolinos, ven, tersura
viento que deslizas seres de otros campos
aquí los prados están quemados, la lava bulle
los pastores esperan, agitando sus alas impacientes
los perros se olfatean, los ovejeros,
aquí se yergue la memoria, el orden, los signos del porvenir.