Abril y Silencio, de Tomas Tranströmer

La primavera yace desierta.
La zanja, oscura como terciopelo
se arrastra junto a mí
sin reflejos. 
Tan solo irradian
las flores amarillas. 
Soy llevado en mi sombra
como un violín
en su caja negra. 
Lo único que quiero decir
reluce fuera del alcance
como la plata
en la casa de empeños.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .