Sobre los poemas

Los poemas
no se escriben,
los poemas ocurren.

Poemas
había ya
antes de que hubiera poetas.

Los poemas
son cristales de ventanas
arañados.

Los poemas
se pueden convertir en abono
y por ello
de ningún modo
se deben quemar.

Los poemas
están abiertos a cualquier cosa
(incluso los herméticos).

Los poemas
del extranjero
no requieren
permiso de residencia.
Sólo basta con un buen traductor.

Nadie debe
ser obligado
a leer un poema
y mucho menos a escribir uno.

Los poemas
no pueden responder
por su autor.

Los poemas
no leen poemas.

Los poemas
en cualquier momento
se pueden
intercambiar por otros.

Michael Augustin

Noche amarilla

todo lo amarillo tiene discriminación
y todo el círculo tiene circunferencia
Gertrude Stein

en la noche
las luces amarillas de la ciudad
dejan una mancha circular
en el cristal de la ventanilla

el tren las atraviesa
atraviesa la oscuridad

son apenas manchas del tamaño de un dedo
círculos amarillos discriminados por sombras

todo círculo tiene circunferencia
mis ojos también la tienen
laten en esa luz amarilla

luego imagino
un orificio en la circunferencia
un orificio diminuto
por donde escapa la luz

la mancha amarilla
inunda la ciudad
el tren
los pasajeros que vuelven a sus hogares

un poema se abre como una flor amarilla
y crece dentro de mi

la noche florece adentro y afuera
hermosa
con sus luces y sus sombras

yo viajo junto a ella
junto al calorcito del tren
junto a los ojos que brillan sobre el cristal

E.