Poemas de Marianne Larsen

EN EL MUNDO

La mujer trajo al niño al mundo.
Lo dejó estar allí en su cochecito un par de horas.
Desde la cocina no quitó ojo durante todo el tiempo
de lo que le pasaba al niño allí en el mundo.

Estallaban guerras.
Los cuatro elementos fueron transformados en dinero.
Se desarrollaban especies de existencias venenosas.
Florecía el terrorismo de Estado.

Había una bomba debajo del cochecito.
El niño gritó.
Se había despertado.
La mujer se precipitó a hacer algo.

SERES HUMANOS

Es de mañana.
Las preguntas se presentan.
¿Qué van a hacer los seres humanos
hoy?

SONDEO DE OPINIÓN

¿Cuál es tu posición con respecto a la luz matinal?
¿Apruebas las direcciones del viento?
¿Es correcto que alguien sueñe en color
o debería prohibirse?
¿Es que pueden aguantar acaso los entes atómicos mundiales
que las brisas y las bandadas de pájaros sigan yendo y viniendo?
¿Cómo se posiciona usted frente al acónito de invierno?
¿Podrá tal vez ser un negocio mirar
con la vista perdida por encima del mar?
¿Hay suficientes estrellas en el cielo?

PRIMAVERA

Primero la mañana.
Después el resto
de los intentos
de elevarse hasta
la alondra que vuela sobre la ciudad.

Marianne Larsen